Educar en valores

Educar en valores

Educamos en los valores a través del fútbol sala.

Los valores que inculcamos ayudan a que el jugador llegue a tener talento. El jugador nace con unas cualidades innatas pero para llegar a ser un verdadero talento hay varios elementos que influyen o determinan: el entorno, que permite una mayor o menor motivación, el ambiente donde se desarrollan esos valores y la familia.

Motivación positiva

El participante de nuestras actividades viene con una gran ilusión por aprender y se encuentra con un entrenador que constantemente está incentivando su trabajo. Sabemos lo eficaz que es el aprendizaje cuando el alumno está motivado.

Programa de valores

Nuestra dirección técnica y pedagógica ha elaborado un plan de formación en valores adaptado a todas las edades y programas. De esta forma, los entrenadores tienen claro en su intervención cómo y cuándo hay que inculcarlos.

Aprovechamos las situaciones que se van presentando para destacar esos valores. Cualquier situación es buena para inculcar valores. Si un alumno se esfuerza en un momento determinado y lo resaltamos, estamos educando en valores. Lo mismo cuando otro alumno deja bien ordenada su ropa en el vestuario, o felicita a su compañero por una buena acción, o le cede el balón para que haga el ejercicio. Hay miles de situaciones en una jornada que se aprovecha para educar en esos valores. Sabemos que nuestro trabajo está más allá del simple entrenamiento de técnica individual.

Evaluamos con el mismo rigor que en la técnica

En nuestro informe que entregamos al final del curso, una parte importante de la evaluación es su actitud y la formación en valores.

Algunos de los valores que transmitimos

El compañerismo, el esfuerzo, el orden, la generosidad, la amistad, la disciplina, el cuidado de las cosas materiales, el optimismo, la obediencia, el respeto a los demás, la higiene, la salud, la responsabilidad, la laboriosidad, etc.

Colaboramos con los padres en la formación integral de los jugadores pues sabemos que el esfuerzo coordinado de padres y entrenadores tiene una gran eficacia y los resultados en poco tiempo son muy evidentes.